728 x 90
FacebookTwitterPinterestWhatsApp

Recursos ilimitados

Recursos ilimitados

Diciembre: época de fiestas, posadas, convivios, abrazos, regalos, ponche, comida al por mayor y… dolores de cabeza.

FacebookTwitterPinterestWhatsApp
FacebookTwitterPinterestWhatsApp

Ciertamente a todos –o a la mayoría- nos ilusionan esos días de invierno y villancicos, pero lo que a nadie nos convence ni conviene, es quedarnos con las cuentas bancarias vacías, por no tener claro cómo administrar los recursos que tenemos.

El despilfarro es “un mal del mexicano promedio”, sea de la clase social que sea y tenga los estudios que tenga. Algo sucede en estos días marcados por la abundancia, que nuestro cerebro en automático se posiciona en el modo “gasta ahora que tienes”, sin pensar en meses venideros o en posibles eventualidades. Poco o nada nos importa pensar que los detalles más insignificantes (como el taxi que usualmente no tomabas, el panecito de media tarde durante las compras, los boletos de ese sorteo tan apetecible, algunos tragos extras o la hermosa envoltura de regalo) van sumando cantidades que después se nos van de las manos y nos sorprenden al final del día. El nerviosismo, las cuentas pendientes y el mal humor desvanecen entonces lo que debió ser una temporada de descanso, gratitud, reencuentros y perdón.

Todo se resume a tres temas: Materialismo, falso compromiso y vanidad.

Por Materialismo entiendo la necesidad irracional de poseer un bien, el apego a tales cosas y/o el excesivo valor que se les confiere, supliendo las cualidades humanas.

Falso compromiso (o hipocresía) es esa actitud de “quedar bien” con quienes no nos interesan, pero “conviene estar en buenos términos” por beneficio propio o temor.

Y  Vanidad es el inagotable deseo de verse o sentirse más bell@, con una imagen superior a la de los demás y un irracional, caprichoso y hasta tóxico deseo de no envejecer.

Dinero y más dinero, empleado en nada.

Cada quien sabe qué necesita y cuánta energía o recursos dedica para satisfacerlos le prix viagra. Pero qué útil sería tener siempre claro que lo más valioso e ilimitado, no viene impreso en un billete o se compra con monedas. Y todos los tenemos. Sólo hace falta abrir los ojos (y cerrar la cartera).

¡Feliz Navidad y Fin de Año 2016!

FacebookTwitterPinterestWhatsApp
FacebookTwitterPinterestWhatsApp
FacebookTwitterPinterestWhatsApp